martes, 5 de julio de 2016

Swarm, la gran promesa para mejorar el rendimiento multinúcleo

El sector de los microprocesadores ha experimentado en la última década una evolución clara, pasando de la carrera por conseguir frecuencias de trabajo cada vez más elevadas a una tendencia clara a incrementar el número de núcleos que hoy parece estancada, al menos en consumo, y es comprensible ya que el rendimiento multinúcleo de la mayoría de las aplicaciones convencionales todavía deja mucho que desear.
Esto es un hecho y se puede comprobar claramente en numerosos entornos y aplicaciones. Disponer de un procesador de más de cuatro núcleos no suele aportar ventajas reales para un usuario medio, y ello se debe a que el software que utilizamos no está preparado en su mayoría para aprovecharlos.
Sin embargo en entornos profesionales concretos los procesadores con muchos núcleos dan realmente lo mejor de sí, tanto que como sabemos incluso se llegan a utilizar configuraciones mixtas de CPU y GPUs, ya que éstas últimas permiten elevar el paralelizado de tareas a un nivel superior.
¿Pero por qué ocurre esto? Pues es muy sencillo, porque para que sea posible aprovechar un procesador multinúcleo los desarrolladores tienen que poner de su parte y preparar sus aplicaciones, algo que implica trabajo extra y que ciertamente puede llegar a ser complicado, ya que no sólo se trata de poder “descomponer” el software en trozos pequeños y que cada núcleo se encargue de una parte, sino que además hay problemas importantes que pueden limitar el rendimiento, como por ejemplo cuando un núcleo necesita acceder a un trozo que ya tiene otro núcleo para poder completar el suyo.
En este sentido el MIT ha conseguido un importante paso adelante con Swarm, una solución de 64 núcleos altamente personalizable equipado con algoritmos propios que permite superar fácilmente esas limitaciones y ofrece una mejora de rendimiento considerable, pudiendo llegar en el mejor de los casos a lograr hasta 75 veces más rendimiento comparado con procesadores convencionales.
Un avance impresionante para una tecnología que en teoría también debería ser mucho más eficiente que las soluciones actuales, aunque probablemente acabe reservada al sector profesional durante unos cuantos años.

Fuente:
http://www.muycomputer.com/2016/07/05/swarm-rendimiento-multinucleo