lunes, 21 de noviembre de 2016

Construye un skate eléctrico controlado con un Raspberry Pi

Y en otro episodio más de «Sólo falta poner un Raspberry Pi en una batidora», alguien ha decidido que el Raspberry Pi Zero puede ser un excelente compañero para un skate (léase patineta) eléctrico. Un motor, un control de velocidad, un pack de baterías, un adaptador Bluetooth, un Wiimote y el Raspberry Pi Zero asumiendo el rol de cerebro le dan forma a este excelente proyecto. Su velocidad máxima es de 30 kilómetros por hora, más que suficiente para un transporte tranquilo y relativamente seguro por la ciudad.

Raspberry Pi
Construye un skate eléctrico controlado con un Raspberry Pi
Ayer vimos de cerca el potencial que posee el Raspberry Pi Zero como herramienta de «pentesting» (por no decir hackeo puro y duro), pero hoy vamos en una dirección diferente. Una de las tantas aplicaciones posibles para el Raspberry Pi es la de controlar otros dispositivos. Si hay espacio suficiente, el mini ordenador puede administrar toda clase de funciones en un aparato, y esto se volvió especialmente cierto con la aparición del Raspberry Pi Zero, que mide apenas 6.5 por 3 centímetros, y tiene un espesor de cinco milímetros. ¿Dónde lo instalaron esta vez? En un skate eléctrico.

El trabajo sucio del skate eléctrico está a cargo de su motor (3.200 vatios por lo que podemos escuchar en el vídeo), su batería (seis celdas, 8Ah), y un control de velocidad de 120A, el cual a su vez es administrado por el Raspberry Pi Zero. Al no contar con el hardware necesario, el Zero debe ceder su puerto micro USB principal a un adaptador Bluetooth, mientras que la alimentación del ordenador se realiza vía GPIO, y un pequeño regulador de voltaje. La señal Bluetooth es utilizada para asociar un Wiimote, que en esencia cumple el rol de acelerador. Parece increíble que los controles de Nintendo sean tan útiles más allá de la consola, pero nos encanta la idea de reutilizar hardware. ¿Qué sucede con el software entonces? Básicamente hablamos de cien líneas de código en Python, disponibles para cualquier programador interesado, a través de GitHub.
Imagino que el Raspberry Pi Zero debe ser (por lejos) el componente más barato de este proyecto, y soy el primero en admitir que no es para cualquiera, pero al mismo tiempo confirma (nuevamente) la extraordinaria versatilidad del hardware.

Fuente:
http://www.neoteo.com/construye-skate-electrico-controlado-raspberry-pi